martes, 21 de septiembre de 2021

MORATONES INVISIBLES: CUANDO EL ACOSADOR ES UN PASIVO AGRESIVO

Las personas, a lo largo de nuestras vidas, vamos creando y manteniendo relaciones que nos resultan estimulantes ya que nos incitan a dar lo mejor de nosotros mismos. Sin embargo, a veces podemos llegar a mantener otro tipo de relaciones que nos desgastan y nos hacen estar en una situación de tensión constante, pudiendo llegar a destrozarnos. En la vida cotidiana todos nos hemos encontrado a veces con personas que, sin pegarnos o gritarnos, ni decir palabras fuertes o hirientes, nos provocan una sensación de amenaza o intimidación. Cuando alguien es víctima de violencia pasiva siente un malestar indefinible, provocado por unos golpes muchas veces invisibles, pero que dejan huellas emocionales mucho más dolorosas. Hoy me gustaría hablar sobre el maltrato psicológico, provocado en muchos casos por situaciones de acoso laboral o moobing, una problemática muchas veces “silenciosa”, pero por desgracia muy arraigada en nuestra sociedad, y muy presente en algunos casos que me encuentro en consulta. Muchas veces, esta situación viene agravada por un “perfil” muy concreto de acosador, el “pasivo-agresivo”, situado en una posición de poder. Y digo que este perfil del acosador agrava la situación ya que este tipo de personas suele ser considerada, en general, una persona amable y buena, reconocida muchas veces socialmente, que se caracteriza, entre otros ragos, por utilizar tonos de voz bajos, cálidos o amables, así como comportamientos que suelen confundir muchas veces a sus víctimas durante largo tiempo, además de esconder su verdadera naturaleza frente a la sociedad. Son personas que, muchas veces, “van de víctimas” o presentan un “perfil bajo” que genera pena o compasión, además de mostrar una gran habilidad para echar la culpa a los demás de sus errores con tal de no responsabilizarse de ellos. Se “olvidan” de cosas, expresamente, para no asumir responsabilidades, pero a ojos de otros parecen despistados o sobrecargados de trabajo o responsabilidades. Son cínicos y muy desconfiados. Rechazan siempre las sugerencias creativas de otros y odian la autoridad. Al no confiar en ellos mismos, debido a su baja autoestima, es muy difícil que confíen en el resto y cualquier persona que puede evidenciar sus errores o carencias puede caer en sus redes y ser víctima de su acoso. Suelen ser personas que quieren empezar grandes cosas, pero la mayoría las dejan a medias. Saben utilizar a personas válidas para conseguir sus propósitos y no dudan en acercarse y aprovecharse de ellas a fin de utilizarlas en su propio beneficio. En términos definitorios, el conjunto de actitudes pasivo agresivas suele definirse como una fuerza inconsciente. Es el resultado de la incapacidad para resolver un conflicto con autoridad o liderazgo sano. Hay un sentimiento de impotencia o indefensión que se convierte en resignación, pero esa resignación está cargada de rabia y frustración que terminan por manifestarse de forma indirecta. Por lo general, son personas criadas en ambientes familiares donde no se practica una adecuada gestión emocional, donde no se les enseño a canalizar la ira ni a gestionar el enfado. Cuentan desde niños con una baja autoestima y poco a poco se han dado cuenta de que controlando a los demás y asumiendo una posición de poder sus carencias quedan disimuladas. A su vez, de pequeños, aprendieron que al desplegar conductas amables y sumisas logran aquello que quieren de otros. En la mayoría de las ocasiones, detectar el maltrato sufrido por una persona de este perfil es difícil, pues en sus inicios suele estar envuelta y disfrazada de buenas frases y buenas maneras y actitudes. Lo más nocivo de estas conductas de violencia pasiva es que, al no ser explícitas, generan confusión y escapan más fácilmente a la conciencia; es por eso que el peor acosador no es el agresivo, sino el pasivo-agresivo, ya que no “se le ve venir” y va dejando heridas que nadie ve, golpes invisibles que la víctima siente, mientras la va destruyendo silenciosamente sin que nadie pueda ayudarla. Este proceso de violencia se caracteriza por ser complejo, ya que es enmascarado, íntimo y cerrado. Es una violencia “limpia” porque nadie ve nada, solo las victimas identifican las huellas de las actuaciones que lleva a cabo el agresor, quien prefiere esperar a que éstas se destruyan indirectamente por el paso del tiempo. La hostilidad está presente de forma constante, tras la apariencia de pequeños toques diarios, o semanales. Durante meses. Durante años. A través de un tono frío que la víctima reconoce sin equivocarse. Cuando la persona afectada responde a la provocación con una subida de tono, de haber gente alrededor, parecerá ella la agresiva. Es aquí cuando, oportunistamente, el agresor adoptará su posición de víctima. En la rebelión contra la imposición, la violencia perversa se desvela con actitud avasalladora, aun bajo el riesgo de ser odiada. La relación entra en una fase de odio del agresor hacia su víctima porque esta reacciona intentando establecer unos límites y, en mayor medida, su libertad. Cuando la víctima es capaz de expresar aquello que siente, el agresor lo que quiere es hacerla callar. Para conseguirlo, se mete en el papel de un caballero con armadura de sarcasmos y lanzas en forma de golpes bajos y ofensas, todo para evitar lo que más teme: la comunicación. En las relaciones donde se manifiesta la violencia perversa, cuanto más se expone la víctima, más será atacada y más sufrirá. Y si muestra sus debilidades, el acosador pasivo agresivo las explotará inmediatamente. En la relación perversa no se trata de que el amor se convierta con el paso del tiempo en odio, sino de una envidia que se transforma en odio, o incluso como muchos autores expresan, un odio al amor. Sin embargo, puede que la víctima en algún momento sintiese verdadero afecto por el agresor antes de saber las intenciones de este. Se produce, en primer lugar, una falta de amor que se oculta tras el deseo, pero no de un deseo de la persona en sí misma sino de lo que tiene de más y el agresor quiere hacer suyo, de sus cualidades, habilidades, de su capacidad para comunicarse desde las emociones. En segundo lugar, emerge un odio oculto acompañado de la frustración cuando no obtiene de la víctima tanto como desea. Es capaz de recurrir al fenómeno de la proyección, a través del cual su odio es proporcional al odio que imagina en su víctima, añadiéndole una intencionalidad malvada y anticipándose a ella, agrediendo él en primer lugar. Los perversos o agresores intentan atraer a los demás hacia su propio nivel o registro para conducirlos luego a pervertir las reglas, siendo el mayor fracaso el no conseguir atraer a los demás a su registro de violencia. Por lo tanto, será la única manera de atajar la propagación de este proceso. La violencia perversa es fría y verbal, construida a través de las denigraciones, insinuaciones hostiles, señales de condescendencia y ofensas. Las amenazas son siempre indirectas. Se trata de una agresión continua y perpetua, donde cada ofensa es un eco de las anteriores. Como dijimos al comienzo, es una violencia “limpia”, donde no se ve nada o casi nada, constituyendo algo así como un crimen perfecto. El agresor, en su fase de dominio, trata de inhibir el pensamiento de su víctima, provocando posteriormente sentimientos, actos y reacciones mediante mecanismos de exhortación. En este punto, la víctima se encuentra frente a alguien que lo paraliza todo, sintiéndose acorralada y en la obligación de actuar, y lo hará mediante algún violento arranque en busca de su libertad. La víctima, si reacciona, parecerá la creadora del conflicto, pero si no lo hace, contribuirá a su constante y propia destrucción. Desligarse es un proceso complejo que la mayoría de las veces necesitará ayuda tanto del entorno más cercano como de un marco profesional, pues la víctima, tras haberse instaurado y mantenido bajo la dictadura del miedo y la humillación, tendrá que reestructurar sus pensamientos y sus emociones, y casi nunca lo podrá hacer sola. Por otra parte, el haber mantenido la situación tras un largo tiempo solo agrava el proceso y ante dichas situaciones las personas de alrededor solo ven un conflicto entre dos personas con diferente jerarquía de poder, sin ser capaces de ver el trasfondo de la perversa situación, haciendo que la víctima se sienta desamparada y el acosador apoyado y aliviado. Pedir ayuda es un signo de fortaleza y no de debilidad, por lo que cuanto antes una persona sospeche de una situación laboral o de jerarquía que, emocionalmente, este pasando factura, es de vital importancia pedir ayuda a tiempo. Si alguien sospecha de estar siendo víctima de cualquier tipo de acoso o abuso de poder es importante acudir lo antes posible a un psicólogo para tomar conciencia de la situación y frenar los golpes emocionales que provoca el agresor y plantar frente a esta situación. El acoso laboral es un golpe de estado a la integridad y valor de la víctima, una trampa que puede llegar a generar una prisión mental complicada de destruir. Además, si la situación se complica es importante que un profesional pueda demostrar esas heridas emocionales invisibles ante un posible juicio por acoso laboral. No dudes en pedir ayuda si te sientes en una situación de duda de estar siendo acosado o acosada, una ayuda y asesoramiento a tiempo puede ser vital en tu proceso.

sábado, 29 de mayo de 2021

I Retiro de Salud en pareja" Uno y uno son mucho más que dos"

El próximo fin de semana 4,5,y 6 de Junio se celebra en Cala Morlanda el primer retiro de salud en pareja, bajo el título: “Uno y uno son mucho más que dos”; un espacio creado por Sandra Pérez directora y fundadora del Gabinete de Psicología Vila de Paz de Manacor, para ofrecer a 14 parejas un fin de semana de reencuentro del uno a través de la mirada de su pareja, un espacio íntimo para compartir en pareja y disfrutar con diversos profesionales de la salud como Psicólogos, sexólogos, ginecólogos, profesores de yoga y profesores de Danza, entre otros participantes. Todos ellos ofrecerán talleres dedicados a las parejas para mejorar aspectos de la comunicación, la sexualidad, la comprensión, el amor, la independencia emocional o la confianza, entre otros. A través de este recorrido emocional en un maravilloso enclave frente al mar en Cala Morlanda, se desarrollará un fin de semana emocionante y único para compartir en pareja. La propuesta ha tenido tanto éxito y demanda que las plazas se han cubierto rápidamente, por lo que no se descarta repetir experiencia en un futuro próximo; es más, el mismo retiro se realizará el primer fin de semana de octubre en otro entorno idílico y fuera de la Isla de Mallorca, en la Ribera sacra gallega y, posteriormente en noviembre, en las montañas de Monserrat. A su vez, el primer fin de semana de septiembre también se realizará en las montañas de Montserrat un retiro bajo el lema ”Sin raíces no podemos volar”, en el que se trabajaran los aspectos de nuestro orden y sistema familiar y la influencia de éste en nuestras vidas, desde la perspectiva de la Psicología sistémica familiar, de la que varios psicólogos del equipo, incluida su directora, son especialistas. Desde el Gabinete de Psicología Vila de Paz se organizan retiros de salud y terapias de grupo desde hace más de 14 años, pero esta es la primera experiencia de un retiro exclusivo para parejas, pues desde hace ya años el gabinete tiene como una de sus especialidades la terapia de pareja. Así, las parejas que acuden a consulta, cuyos integrantes ya han participado en varios retiros organizados por el Gabinete Vila de Paz, aunque en solitario, solicitaban la creación de un retiro propio de parejas. Además, este año se ha iniciado la experiencia de un taller de crianza llevado a cabo por dos psicólogas del mismo gabinete y que realizará en breve su segunda edición tras el éxito de la primera. A su vez desde el gabinete se organizan formaciones en técnicas de relajación y mindfullness y liderazgo y cohesión de equipos; concretamente, la próxima formación será para la Universidad de Santiago de Compostela, para el equipo de médicos, anestesistas, fisioterapeutas y enfermeros recién titulados. Sandra Perez y dos psicólogas miembros del equipo se desplazarán a la universidad para dar formación a casi 50 profesionales de la salud. Las técnicas de relajación y el mindfullness representan unas herramientas válidas para la mejora de calidad de vida de cualquier persona y colectivo y ya se impartieron otros talleres del mismo tipo en empresas, hospitales y a grupos particulares y familias dentro y fuera de Mallorca. Os animamos a todos a participar de alguna de estas experiencias para hacer una ruptura con la rutina diaria y dedicaros un espacio personal, de pareja, de familia o de equipo en el que compartir de manera sincera, dejando a un lado las máscaras de nuestras emociones. En estos espacios se crean momentos de máxima conexión e intimidad sincera y compartida y quien prueba una vez repite siempre, os animamos a pedir más información en el teléfono 617387828 o a acudir al Gabinete de lunes a viernes y solicitar información al respecto. Cada persona se merece un espacio de salud y bienestar; regalémonos espacios de calidad y saludables, donde SER y ESTAR. <

sábado, 16 de enero de 2021

NAVIDAD AGRIA NAVIDAD

El pasado año por estas fechas estaba en Galicia, mi tierra natal, en familia, Estas Navidades para mi han sido tristes, angustiantes, oscuras, extrañas, llenas de dolor y miedo, carentes de calor y abrazos; pero llenas de un profundo aprendizaje. Vivimos en unos tiempos extraños donde el amor está vetado y los abrazos prohibidos y cargados de miedo al contagio de este virus cabron. En estas circunstancias tan duras que estoy sobrellevando; con mi marido ingresado por este virus en el hospital, yo pasándolo en casa aislada con mi hijo de 7 años que ha tenido que ser autónomo forzado de un día a otro sin poder besarlo, ni abrazarlo, aislada de mi madre que vive en el apartamento de abajo sin poder tener sus brazos como consuelo es cuando todas las herramientas de la mente se ponen en marcha para la supervivencia. Existe un ancla interna que cuando viene la tempestad por mucho que el barco se zarandee cuando llega la calma el barco sigue en el mismo lugar, pero cuando soltamos el ancla porque el miedo nos domina y nuestra mente controla lo que somos entonces ese barco se pierde a la deriva sin saber dónde está el puerto. En estas circunstancias duras y llenas de dificultades es cuando las personas se presentan tal y como son en nuestras vidas, cuando los velos desaparecen y quedan aquellos que están en tu vida incondicionalmente. Es cuando recuerdas también que hay personas que nunca han estado a la altura de las circunstancias y mucho menos lo estarán ahora. Y sin duda, es cuando sabes quién eres y que solo llega aquello que somos capaces de traspasar y superar. Familia, Amigos, vecinos, compañeros de trabajo, jefes, clientes, conocidos; cada uno ocupa un lugar en nuestras vidas, y en estas circunstancias, todo se ordena y se ve de forma clara y nítida. Las circunstancias criticas siempre muestran de forma reveladora el lugar de cada uno. A pesar de toda la soledad de estas fiestas me he sentido en todo momento afortunada de tener a quien tengo, afortunada porque a mi casa llegaba el pan recién hecho de Miquel y el agua y el reiki de Joana María, afortunada por las naranjas recién cogidas del árbol de Marga, afortunada por la compra y los regalos de papa Noel de Aina, afortunada por los abrazos virtuales de mis amigos y familia, los de verdad, por los deseos de amor sincero, por las palabras, por las risas y las lágrimas, las esperanzas , por tener a médicos amigos como Bárbara Mayca, Conchy, Ángeles al teléfono valorando cada resultado de mi marido y agradecida por mi gran amiga Natalia que es enfermera y sé que lo cuida y me cuida. Gracias a Juan por llevar y estar, a Andrés por sus palabras y fortaleza. A mis amigas las elegidas Sonia, Susy por respirar conmigo en cada angustia. Gracias sobre todo a mi linaje femenino, a mi madre por ser una mujer fuerte y valiente, a mi abuela por ser la luz que me guía y me protege desde el cielo Quiero pedir por aquellas personas que pasan esto solas, que no tienen la red de amor que a mí me envuelve para que los que estáis alrededor de alguien que esté pasando esta enfermedad en soledad, si sois sus vecinos, su jefe, su compañero de trabajo, por favor poneros en su lugar y preguntad si necesitan algo, se puede ser el mejor genio del mundo, pero si no se sabe ser primero vecino, compañero o ser humano no sirve de nada, no eres nada y mañana puede tocarte a ti. Para ayudar es fundamental empatizar y ponerse en el lugar del otro, es fundamental transmitir positividad al otro y no ser evitativo, ni negativo; De hecho, se puede ayudar mucho más a alguien desde una posición de positivismo, de ternura, de comprensión, y de amor, que de dolor. El dolor y el miedo se come a las personas. La esperanza y el amor las expande. Es desde esta posición de expansión que le puedes ser realmente útil a alguien que está sufriendo. Durante estos días mi trabajo ha sido el de la aceptación. La aceptación nos recuerda que podemos aprender a fluir con la vida, a reconocer lo que hay en el instante presente. No reconocerlo nos lleva de cabeza al sufrimiento, ya que tras la resistencia a reconocer lo que es, late una exigencia de que las cosas sean distintas de lo que son. Aceptar no es, por tanto, sinónimo de resignarse. Tampoco significa renunciar a cambiar las cosas: podemos acoger la vida tal y como se presenta, y a la vez emprender la acción que consideremos necesaria. La aceptación nos dice que podemos desaprender la ya conocida “ruta neuronal” de “huye o lucha”. Podemos aprender a permanecer en la vida, en vez de tratar de evadirnos de ésta, o de frustrarnos porque las cosas no son “como yo quería que fueran”. Normalmente, la aceptación no es algo que suceda de golpe; es más bien un proceso gradual. La aceptación supone aflojar y abrirse a lo que tenemos ante nosotros, abandonar la lucha, dejar de resistirse a ella pues de no hacerlo, persistirá por más tiempo el sufrimiento. Al dejar de luchar con las cosas tal y como son, descubrimos en nosotros una mayor energía para sanar y transformar lo que se ha hecho consciente. Desde la aceptación, se abren nuevos caminos de comprensión profunda. Al entrenarnos en el aceptar, estamos en realidad diciendo «sí» a una vida que no está anclada en el miedo, el resentimiento o la ira. Desde la aceptación, podemos vivir con mayor serenidad. Acepto pues estas oscuras navidades que estoy segura darán una luz increíble a las siguientes. Acepto todo el aprendizaje de estos días a pesar de la dureza del mismo y acepto la espera de esos abrazos que tanto deseo. Gracias de corazón a los que sois y estáis y gracias a los que no por dejarme verlo y seguir aprendiendo. Gracias

jueves, 19 de noviembre de 2020

AMOR EN TIEMPO DE CORONAVIRUS

En el temps que vivim, aprendre a reforçar els vincles de l’amor és una tasca urgent per a tothom. La connexió amb els demés ens proporciona una intimitat que ens ajuda a enfrentar-nos a les dificultats del present i a viure millor. Agraeixo a diari la trucada d’aquella amiga amb qui puc parlar de la situación actual que ens toca viure, i pensa com jo. Valoro a diari els petons i l’acaronament dels meus familiars i dels més propers. En realitat, l’amor és allò que dóna sentit a les nostres vides. No dubteu que tots, quan ens toqui canviar de pla i ens trobem propers a la mort, recordarem la qualitat de la nostra connexió amb els èssers estimats; llavors serà “l’únic” que compti. La nostra cultura ens anima a competir més que a connectar, encara que fa milions d’anys d’evolució que estam programats per cercar la pertenença i connexió amb els demés. Tot i així, insistim en la creença que ser forts és no necessitar res dels altres, i això es converteix en quelcom especialmente perillós en un temps on el nostre sentit de comunitat es veu amenaçat per un virus que ens fa mirar-nos amb desconfiança, ens prohibeix tocar-nos, besar-nos o abraçar-nos, tot per tal de no contagiar-nos. Un virus que no permet veure l’expressió facial o percebre els somriures, que ens aboca a una distància social en la recerca d’una “supervivencia” física, amb el peatge, però, d’una molt emocional lenta però assegurada. Ja abans de l’arribada del virus vivíem en una societat amb una forta preocupació social per fer “més en menys temps”, per omplir les nostres vides amb més i més possessions. Fa temps que construim una cultura de la separació, totalment oposada a la nostra biología i psicología naturals. De tots és ben sabut que si privam un nadó o un infant de contacte emocional, encara que l’alimentem, “morirà”. Ara bé, pensam que amb un adult no ocorrerà el mateix. Ans el contrari, està ben demostrat que l’única manera d’enfrontar la nostra vulnerabilitat és recolant-nos mutuament. Amb la connexió amorosa, l’oxitocina, hormona de l’amor, amara els nostres cossos, aportant-nos alegría i tranquilitat, i la sensació que “tot va bé”. El nostre cos està programat per aquesta connexió. Els nostres èssers estimats s’endinsen en els nostres cors i ments, i quan ho fan, ens ens transformen. Tots som el producte de la historia de les nostres relacions. Les abraçades són profundament calmants i satisfactòries, tant si es donen com si es reben. El suport emocional sorgeix de forma natural amb la connexió que provoca una mirada propera o un somriure de complicitat. Si la situació sanitària actual s’allarga, la fam emocional serà una realitat. Sentir-se emocionalment desemparat, rebutjat o abandonat dispara el dolor i el pànic emocional i físic, baixa el nostre sistema inmune i ens tornam més vulnerables a n’aquest o qualsevol virus; així que hi ha poques formes d’enfrontar la incertesa i la por que ha provocat aquesta situación si les necessitats primàries de connexió no estan cobertes. L’equilibri emocional, la calma, l’alegria, la creativitat o la passió no existeixen sense l’amor i la connexió amb els demés. Les nostres emocions, si fóssim capaços d’escoltar-les, ens indicarien exactament allò que necessitam, més que els nostres pensaments, cada volta més confosos enmig d’un món cada volta més difós i confós, ple de pors i incertesa del què vindrà. Tots premem a vegades el botó del pànic, disparat per la nostra ment plena d’informació bombardejada pels mitjans de comunicació. L’amor és l’única forma de sobreviure en aquest temps i elevar el nostre sistema inmune i la nostra energía. Les famílies afectives són la base d’una societat humana, aíxi que abracem els nostres èssers estimats i creem comunitats afectives per a un món més solidari. Entendre la nostra necessitat d’amar és fonamental per a construir un món que ens permeti mostrar el millor de la nostra naturalesa i apagui les nostres ombres. És tan difícil entendre allò què és essencial? Tal vegada sí, doncs com es deia a la novel.la El petit príncep, “allò essencial és invisible als ulls”. Vull tenir l’esperança què, després de tot allò que ens està tocant viure, arribarà un món millor, on podem aprendre de l’amor després d’aquesta “dieta” a la què estam sotmesos, on podem transmetre allò millor de nosaltres mateixos per així poder canviar les coses. La receptivitat emocional i la connexió amb els nostre semblants, sens dubte, pot millorar-ho tot. Crec fermament que si nosaltres, com a espècie, volem sobreviure en aquest planeta blau i verd, hem d’aprendre a no prestar atenció a la il.lusió de ser independents els uns dels altres i hem de comprendre, d’una vegada per totes, que sóm èssers interconnectats.

lunes, 4 de mayo de 2020

EMOCIONES EN TIEMPO DEL CORONAVIRUS

Estamos viviendo tiempos extraños, llenos de incertidumbre, de algo que nunca hubiésemos imaginado y que en ocasiones parece sacado de una película de ciencia ficción. Son tiempos cargados de emociones encontradas: miedo, solidaridad, ansiedad, encuentro con uno mismo… una nueva forma de vida muy distinta a la que todos teníamos hasta el momento del confinamiento, hasta el día en que el coronavirus nos obligó al aislamiento en nuestras casas y para hacernos experimentar, en un abrir y cerrar de ojos, todo un cúmulo de emociones y nos hizo tomar conciencia de nuestra vulnerabilidad. En una sociedad basada en la productividad y el consumo, en la que a diario corríamos persiguiendo no sabemos muy bien qué, se nos obliga a parar y a recluirnos en nuestras casas; los más afortunados, como yo, pudiendo hacer teletrabajo, pero contando muchas horas de un tiempo diario al que le habíamos perdido el verdadero valor, un tiempo que medíamos únicamente en retribución, ya fuera económica como de otro tipo. La pregunta es: ¿Sabemos usar nuestro tiempo sin un fin específico? Posiblemente nos demos cuenta en estos días de muchas cosas y aprendamos mucho de este virus. Todas las situaciones de catarsis llevan a un gran crecimiento si somos capaces de transitar las emociones que nos generan con aceptación y serenidad, sin quedarnos anclados en la ansiedad y el miedo, por otra parte emociones necesarias para vivir. En una época en la cual la crianza de los hijos se delega a otros (abuelos, cuidadores... ) por falta de tiempo, el coronavirus nos obliga de nuevo a ser FAMILIA, a ser parejas, hijos, hermanos. El coronavirus nos hace encontrarnos con lo verdaderamente importante y medir el tiempo de otro modo, nos hace tomar conciencia de cada segundo vivido y encontrarnos con nosotros mismos y lo creado en nuestro recorrido vital. Este virus también nos hace extrañar los abrazos especiales, los besos, las miradas cercanas, las caricias sutiles, los gestos cómplices como un guiño de ojos, alguien que se muerde los labios de un modo especial, en definitiva el contacto físico con los seres amados y esto también nos obliga a reflexionar y pensar en aquellos a los que extrañamos y los que verdaderamente aportan sentido a nuestras vidas, esos con los que me apetece hablar y abrazar de nuevo. También tomas conciencia de los beneficios de la distancia con aquellos que solo aportan sombra y negatividad a nuestras vidas y como la distancia de ellos te devuelve a tu centro y proporciona serenidad. Nos enseña que la única manera de salir de todo esto es hacer piña y ser solidarios y, sin duda, hacer uso de la positividad. Es importante en este retiro forzoso que estamos viviendo utilizar nuestro tiempo para respetarnos a nosotros mismos, tomando conciencia de nuestra respiración, haciendo ejercicio físico, pues aunque no podamos salir podemos hacerlo en casa y hoy en día hay múltiples posibilidades a través de las redes sociales; comer de forma consciente y sana como otro modo de respeto a uno mismo, de forma lenta, no como hacemos habitualmente por nuestro estrés cotidiano; es tiempo de leer, bailar, limpiar nuestra casa como un templo de bienestar, escribir nuestras emociones para ayudarnos a transitarlas y, en definitiva, hacer todo aquello que nos permita fluir y ser conscientes del momento presente para vibrar alto en emociones de paz y amor para así tener un sistema inmune fuerte ante este virus y cualquier otro. Aprendamos del coronavirus que somos frágiles y debemos aprender a vivir con nuestra vulnerabilidad, pues en ella esta nuestra belleza y la sensación de control es un puro espejismo de nuestra mente racional. Pensar que somos independientes es una pura quimera pues somos seres sociales y dependemos de otros. Por ello es importante cuidarnos y cuidar a otros. Por último demos las gracias a todo y a todos, incluido al coronavirus, por enseñarnos tanto. Me siento agradecida a mi profesión por poder ayudar a diario a otras personas a transitar sus emociones en tiempo del coronavirus a la vez que transito las mías propias de la mano. Cuidemos nuestros pensamientos y vibremos en amor, gratitud y paz pues ellos generan nuestras emociones; adentrémonos en esa quietud interna escuchando nuestra respiración, pues nuestro futuro y estabilidad ante este tiempo de incertidumbre se combate desde nuestras casas, con calma, positividad, amor, solidaridad, compromiso y responsabilidad social en lo colectivo. Por todo eso y mucho más: QUÉDATE EN CASA

martes, 21 de enero de 2020

UN FIN DE SEMANA DE SALUD DEDICADO A LA PAREJA

Hace ya algunos años que conociste a tu pareja, y estás feliz porque al fin has encontrado a esa persona con la que caminar a su lado y sentirte tú. En cambio, desde hace algún tiempo, aunque el amor que os tenéis no ha cambiado en absoluto, las cosas ya no son como antes. La monotonía, el día a día y vuestras responsabilidades son mucho más grandes que vuestra relación y por tanto, vosotros os habéis ido abandonando a lo largo del camino. Seguramente conoces a otras personas que tienen relaciones como la tuya, otras, en cambio, están en su mejor momento y otras por el contrario atraviesan problemas. Sea como sea tú deseas volver a recuperar la magia, sentirte más conectada-o y pasar más tiempo juntos de calidad. Y por eso estás leyendo estas líneas, no por casualidad sino más bien por la causalidad que esto llega a ti y porque has decidido que este es tu (vuestro) momento. El momento de crecer, evolucionar y construir una relación más saludable, basada en el amor y la comunicación con buenas dosis de satisfacción. En definitiva, has decidido que vosotros merecéis ser más felices. ¿Quieres tener un fin de semana para vosotros, para cuidaros, hablar y amaros sin interrupciones? Soy Sandra Pérez, Psicóloga general sanitaria y enfermera especialista en salud mental especializada en terapia familiar sistémica y terapia de pareja, y he preparado junto a un equipo de psicólogos, sexólogos y terapeutas del ámbito de la salud, un fin de semana muy especial para compartir contigo y con tu pareja. La vida estresante a la que todos estamos sometidos, la rutina en la que sin querer muchos acaban inmersos como pareja después de años, la llegada de un hijo, o de dos, o tres, a menudo deja la entidad “pareja” a un lado, sin espacios para dedicarnos el uno al otro. Es tanta la demanda de los niños, son tantos los quehaceres de la vida en familia, el trabajo, la vida social etc; que a veces no hay ni el tiempo de hablar entre la pareja. Y eso, a menudo, pasa factura. Aumentan los roces, y se dificulta la comunicación y la mayoría de las veces es por falta del tiempo y el espacio que la pareja, como tal, necesita. De aquí nace este fin de semana que he preparado para todos después de 6 años como madre y 15 como pareja, además de 16 como terapeuta de pareja. Un regalo para los sentidos. Dos días para estar en pareja y gozarse. Para poner conciencia en el camino recorrido y sentir cómo debe seguir. En este retiro habrá tiempo para estar solos, en pareja, con otras parejas, gozando del fantástico entorno y de las instalaciones de la casa, y especialmente la mayor parte del tiempo para hacer “altos en el camino” con el acompañamiento terapéutico y los talleres preparados, siempre desde el el humor, el amor y el sentido común del equipo del Gabinete de Psicología Vila de Paz y otros colaboradores como profesores de yoga, sexólogos, danzoterapeutas, entre otros. El programa está diseñado para mejorar la comunicación y la comprensión mutua, así como la intimidad. Fortalecer tu relación puede ser una opción muy seductora. El objetivo es claro: re-encontrarnos con la pareja. Volver a vivirnos como antes de la vida ajetreada de familia. Volver a conectar con la complicidad de antes de no tener tiempo de nada. El mero hecho de procurar un espacio tan idílico con unas actividades tan encaminadas a conseguir la re-conexión con la pareja va a hacer de este fin de semana un momento inolvidable para vivir juntos. Este retiro te ayudará a mejorar la intimidad y la comunicación con tu otro significativo, utilizando técnicas diversas y aprendiendo de las dinámicas grupales y los espacios más individuales. En este retiro va a haber tiempo para charlar y compartir con otras parejas deseosas también de re-conectar, para estar a solas y poder gozar de los talleres preparados con mucho amor, de tratar la sexualidad o temas de crianza que, quizás, nos han distanciado… Estamos en constante evolución y es necesario, ante tanto movimiento, poder parar y poner conciencia. Hacer un alto en el camino para poder sentar, si es necesario, unas nuevas bases desde las que seguir construyendo juntos, evolucionar en paralelo, con el mismo objetivo común. ¡Un fin de semana para regalar a tu pareja y gozarlo juntos! Dirigido a: – Parejas que desean dar un impulso a su relación, que estén pasando por una «crisis» o que simplemente quieran volver a conectar. – Parejas que deseen obtener claves para mejorar su relación, que quieran dedicarse un fin de semana de cuidados, amor y comunicación sin distracciones. – Parejas que quieran seguir siendo parejas y a la vez padres, promoviendo un contexto de comunicación y respeto con ellos y con sus hijos. Será un fin de semana en el que, a través de dinámicas, compartiremos conocimientos, aprendizajes y experiencias para poder volver a Re-conectar con la pareja. Daremos claves para: – Tomar consciencia de cómo somos y cómo nos relacionamos con el otro – Saber cómo mantener una buena comunicación en la pareja – Tratar la sensualidad en el día a día – Conocer cómo se construye el amor sano – Crear pautas, desde un nuevo lugar, para poder crecer cada uno de nosotros y juntos como pareja. Para más información llamad al 617387828